1.

me adentré directo hacia la corriente con la paz del que juega en la orilla,
¿qué más podía esperar, si yo ni siquiera sé nadar?

No hay comentarios:

Publicar un comentario